sábado, 6 de diciembre de 2014

Impactantes portadas de Tufik Zabib en ¡Aquí Está!

La revista semanal de noticias y reportajes ¡Aquí está! fue lanzada a mediados del año 1963 por Agustín Oyarzún Lemonnier, quién fue Carabinero y estudió periodismo en la Universidad de Chile, alcanzando a dirigir la Revista de la institución.  Al retirarse funda un par de revistas, y posteriormente adquiere una imprenta. El estilo de esta revista en su primera época podríamos calificarlo de semanario sensacionalista, lo que quedaba resaltado por su gran tamaño, tabloide de 36 x 26,5 cm y una muy amplia cobertura al tema policial. Se publicó por poco más de diez años, y durante un tiempo tuvo portadas dibujadas por el artista Tufik Zabib.


Parte del equipo permanente de la revista lo conformaba Alfredo Gómez Morel, escritor que de muy joven fue parte de un grupo de delincuentes lo que lo llevó a estar detenido en prisión muchos años.  En ese período se cultivó y escribió una novela, "El Río" que fuera un éxito comercial e incluso con ediciones en el extranjero, en donde relataba su vida con la camarilla en las riberas del río Mapocho de Santiago.

Posteriormente, la revista Aquí Está se decantó hacia una serie de reportajes dedicando la publicación a un solo tema en cada aparición. Se mostraron de todos los temas de moda, incluyendo por ciert el de la ufología, los extraterrestres, la crisis de la juventud, junto a trabajos más históricos como números dedicados a las guerras mundiales, o los trasplantes. En este mismo tiempo incorporó para las portadas trabajos en acuarela de Zabib. Para ilustrar esta nota, hemos escogido las portadas de Zabib que más tienen relación con la ciencia-ficción, incluyendo la versión original de una página que reproducimos en blanco y negro en una entrada anterior titulada "Ovnis sobre Santiago", la que habíamos encontramos en las páginas interiores de una fotonovela en donde -además- le fue borrada la firma autoral.


Estas obras son de un impresionante trabajo expresivo, reflejando el temor de parte de la población ante lo desconocido y aterrador.  Probablemente pudieran haber formado parte de las obras expuestas en "Galería Nocturna" (Rod Serling's Night Gallery), aquella extraordinaria serie televisiva creada por Rod Serling en donde un cuadro daba inicio a una historia que podía ser de fantasía, terror o ciencia-ficción.  Dado el tamaño de la revista, los trabajos de Zabib tienen que haber sido cuadros de muy buen tamaño.  Ya me gustaría disponer de alguno de ellos en las paredes de mi escritorio.


Sobre el artista, no es mucho más lo que hemos podido averiguar. En una entrevista reciente el dibujante Sergio López (misma que fue publicada en un pequeño libro por la comuna natal del autor   Quilpué, y que nos regalará personalmente el dibujante) se señala que Zabib trabajó junto con él en los la publicación Residencial La Pichanga.  Revisando la mencionada revista no aparece su nombre, pero la verdad es que allí la gran mayoría de los dibujantes posee seudónimos que no usaron en ninguna otra parte, por lo que lo indicado por López es muy factible.

Creemos que también Zabib se dedicó al trabajo ilustrativo en Agencias de Publicidad, dado que lo encontramos el año 1975 registrando la marca ALTAIR Publicidad Ltda, junto con H. Heise y Cia Ltda, lo que corresponde a una Agencia.

 


Respecto a la  numeración de la revista, es seguro que tuvo al menos dos periodos, dado que ejemplares con números menores (como el 23) aparecen con un precio superior a  otros con números altos (como el 247).  También habría tenido números especiales en su primera época. Lamentablemente en el interior de ningún ejemplar se indica información respecto a la fecha de publicación, y solo nos queda adivinar por el precio de los ejemplares la temporalidad de los mismos.

2 comentarios:

KARIM ZABIB dijo...

Mi papá murio en abril de 1980...pero que lindos recuerddos.
Y si...las portadas son oleos.
Karim Zabib

Moises Hasson dijo...

Karim:

Gracias por la información, y por tus personales notas. Es para mi un agrado lograr que las personas recuerden todas estas cosas que están olvidadas, y eso me hace perseverar en este Blog Que los hechos del pasado no sean llevadas por las vientos de las inquietudes del día a día. Un minuto que nos demos para recordar, es valioso.

Atte., Moises