lunes, 24 de abril de 2017

El origen de la moderna Sci-Fi

El día Domingo 23 de Abril, en una celebración más del Día del Libro, hemos tenido el placer de compartir con aficionados una charla relatando el origen de los pulps anglosajones, y desde allí el comienzo en 1926 de la edad moderna de la ciencia-ficción de la mano de Hugo Gernsback primero y muchos otros después.

Fue una agradable tarde en donde reunidos en la Librería Miskatonic en el Barrio Italia disfrutamos en un precioso ambiente de una muy bien armada exposición.

A continuación testimonios gráficos del evento.






sábado, 22 de abril de 2017

Santiago Pulgar y la Brutalidad del Poder

Dentro del anecdotario nacional relacionado con el mundo del comic y la caricatura hay un caso distintivo de abuso de la autoridad, que sin respeto por leyes ni moral, un presidente simplemente contrató delincuentes para agredir a dibujantes y periodistas casi hasta la muerte cuando creyó que su honra estaba manchada. En particular queremos ver cuál fue el resultado de ataque en el dibujante afectado, Santiago Pulgar, sobre cuyo destino final se han tejido elucubraciones que –en algunos casos- han llegado hasta textos casi académicos.

De lo que sabemos es que Pulgar vino a Chile el año 1891. Había nacido en la ciudad de Madrid el año 1851, e integrado en la Marina de su país, y allí condecorado con la Cruz Naval.  Se dedicaba a la pintura, el dibujo y también colabora en la creación de escenografías.  Sus trabajos de pueden hallar en una serie de revistas en los albores del siglo XX, y así también con el periódico El Diario Ilustrado, donde su oficio se usó para ilustrar noticias.  Por ejemplo el caso de la noticia del día 19 de Abril de 1902 con “El último Choque de Tranvías” en la esquina de Catedral de la Plaza de la Independencia.  En 1901 está ilustrando en Instantáneas y otras publicaciones.



Su hogar para el momento de la agresión, en calle San Antonio 29, era sitio de reunión de artistas. Se ha citado la presencia de  D’Halmar, Juan Francisco Gonzalez, Valenzuela Palma y Ortiz de Zárate.

Para el año 1904 está trabajando en la revista La Comedia propiedad del ciudadano italiano Hector Lacquantini. Su labor fundamental es en caricaturas da sátira política.  Así en el ejemplar número 24 se incluye un dibujo en donde se muestra al presidente Montt al piano en la Moneda (una novedad que recién había incorporado por pedido de su esposa) mientras puede verse a una pareja bailando cueca.  Son la buena moza esposa del presidente y uno de sus ministros, el más galante por cierto. Con el texto y la imagen se induce una relación inmoral entre los bailarines, cosa que por cierto era un comentario que se hacía ya en la ciudad.


La ira de Montt llegó a tal nivel que envió a tres delincuentes premunidos de un palo al domicilio de: el director de la publicación, el dibujante y a Roberto Alarcón Lobos (redactor de los versos).  Mientras Lacquianti logra salvar la situación, no sucede así con Pulgar que es brutalmente agredido en su cabeza siendo salvado por su cuñado que acudió a los gritos destemplados de su esposa.  Atrapado el delincuente, junto con el arma agresora, son entregados en la comisaria.  Sin embargo “logran huir desde allí” y no llegara  juicio.  Pulgar levanta entonces un reclamo al cónsul Español quién, al igual que el de Italia con Lacquianti, prefieren no intervenir acusando cualquier excusa.



Entonces Pulgar y toda su familia deciden salir de vuelta a Europa.  Se organiza el viaje y las tres semanas aproximadamente toman el barco llegando a España para pasar luego a Francia, luego de 16 años de residencia en Chile.  Sabemos de su acción en la creación de escenarios en Madrid y Barcelona para el año 1911.


Al parecer en Francia comenzó allí a usar el nombre de Jacques en vez de Santiago.  Y es justamente como Jacques Pulgar que aparece inmigrando en los EEUU a través de Ellis Island en el año 1920.


Allí Pulgar continuó su labor como pintor hasta su fallecimiento el año 1931.  Dejó en EEUU a toda su familia que incluye a varios artistas tanto del pincel como de la música.




jueves, 6 de abril de 2017

Condorito Profesor

Unos meses atrás, y a raíz de la aparición de unos ejemplares de la revista Condorito correspondientes al número 15, de mediados de los años 60, un coleccionista me contó que la justificación para tal calidad y cantidad de ejemplares, era que ellos provenían de una (o varias) cajas almacenadas desde esos años y obtenidas muy recientemente en alguna venta de herencia en EEUU.  Y agregó que esas cajas llegaron al país del norte dado que un profesor de castellano norteamericano se las habría llevado en esos años para usarlas como herramienta de aprendizaje.



Ese era todo mi conocimiento sobre el tema hasta que no hace ni una semana, revisando un viejo ejemplar de la revista Ercilla del año 1972 me topo con esta breve noticia



Dado que en la note se afirma el uso del personaje Condorito para la enseñanza del castellano en EEUU, me pareció un tema al que valía la pena hacer alguna pequeña investigación.  Más aun recordando lo indicado respecto al origen de los Condorito 15; y poder así ver si ambas historias coincidían.

A partir de nombre del profesor Wendell H. Hall pude obtener una serie de información bastante sorprendente que –efectivamente- dio visos de gran certeza a la anécdota reseñada en el comienzo. Incluso pude obtener una especie de paper académico estructurado como una entrevista entre el escritor chileno Enrique Lafourcade y Wendell Hall señalando variados tópicos sobre este tema. En otra nota de prensa se señala: “A través de un amigo, el novelista chileno Enrique Lafourcade, el Prof. Hall se reunió con el creador de Condorito, René Ríos, y con su colaboración y la del editor Ignacio Cousiño”.




Los hechos son entonces los siguientes.  Mr. Hall es un miembro de la Iglesia Mormona (LDS) que vino a Chile a mediados de los años 60 en misión anti-comunista (según señala expresamente su obituario). Años antes había estado residiendo en Argentina en donde ser enamoró de la lengua castellana, para convertirse en profesor de esta lengua. Residió en Valparaíso junto a su familia (y de cuyo paso parece que dos bibliotecas de los Institutos Chileno-Norteamericanos de Cultura honran su nombre en la quinta región). Según señala en la nota, pudo observar sorprendido que su hijo de 13 años aprendió  muy rápidamente la lengua y sus sutilezas en Chile gracias a la lectura de revistas de historietas, específicamente de Condorito. Con ello le surgió la idea de armar un curso a su vuelta a los EEUU basado en el plumifero personaje.

Así hizo. Pero como además era un hábil comunicador,  unos años después armó comunicados de prensa que envió a periódicos en todo el país.  Desde allí uno de esas notas fue la fuente para la nota en Ercilla.





Al parecer Mr. Hall siguió mucho tiempo en ese curso, y lo fue migrando tecnológicamente, llevándolo a CD que comercializaba en un sitio Web hoy desaparecido.


Con esto nos parece que si podemos validar la historia mencionada, considerando que todos los ejemplares que se llevó a EEUU, probablemente usó unos pocos realizando sus curso más bien con las viñetas que con las revistas.

Curiosidades del Cómics Chileno.

martes, 17 de enero de 2017

Cien Artistas, Cien Portadas (13) Molina La Hitte, F Atria, G.R. Harding

En nuestra entrada de hoy, daremos visitaremos tres trabajos de muy distinto talante, pero que dan cuenta de la gran diversidad de modelos artísticos que podrían encontrarse en la primera mitad del siglo pasado.  En un caso en un trabajo de un artista muy joven, otro en la madurez de su labor creativa y un tercero de un caso que no conocemos casi nada.

MOLINA LA HITTE.  Alfredo Molina La Hitte es un muy destacado fotógrafo chileno. Maestro de la luz y la creación de verdaderas obras de arte con la máquina fotográfica, fue en un comienzo autor de un par de trabajos de ilustración en dos libros.  Nacido en Concepción, se vino a estudiar arte a Santiago.  Se indica en varios sitios donde se muestra  su biografía que “En 1926, viajó a Santiago desde Talcahuano, para estudiar Bellas Artes, lugar donde conoció a Mario Vargas Rosas, quien pertenecía al Grupo Montparnasse e influyó decisivamente en su orientación artística hacia la fotografía.” La portada que se muestra es de un libro publicado antes de 1928 “Confesiones de una Profesora” (no se señala fecha de edición, pero el ejemplar consultado posee una dedicatoria de esa fecha), y es junto a su trabajo en “A través de la mañana” (1925) suficiente para que estudiosos lo destaquen como una muestra de la influencia del Modernismo y los trabajos de Audrey Beardsley en Chile.


Sobre su aporte en el tema de la fotografía hay una gran cantidad de información disponible en la red, incluyendo -por cierto- muestras variadas de sus obras, que sugerimos recorrer.



FIDELICIO ATRIA MARDONES. Nació en Santiago en 1904. Desde muy pequeño se transformó en colaborador de la revista El Peneca (fundada en 1908). Estudió arte, y con una gran pasión y empuje logró dedicarse de lleno a lo que más lo satisfacía.  Sus ilustraciones en la revista son impecables y muestran un desarrollo muy maduro y sabiduría para aprovechar las capacidades de impresión disponibles. También realizó portadas de –al menos- una colección de literatura dedicada a los niños, junto con realizar trabajos al oleo por placer que mostró en exposiciones según notas de prensa.

Dentro de la colección Biblioteca Fantástica dirigida por Blanca Santa Cruz, y que se publicó entre 1935 y 1940, y cuyo motivo principal es mostrar leyendas de varios países del mundo recolectadas y adaptadas por la directora, Atria posee varias portadas e ilustraciones interiores.  De esas seleccionamos la obra dedicada a leyendas Chinas, donde demuestra con la escasez de recursos el espíritu de las narraciones que se incluyen.  Como regalo especial también incluimos una de las cientos de ilustraciones que incluyó en las páginas de El Peneca.

    



G. R. Harding. Esta impresionante portada, mostrando el espíritu del movimiento literario indigenista latinoamericano fue publicada por la editorial Orbe el año 1943 para una colección de cuentos del autor peruano Serafin Delmar residente en Chile “Los Campesinos y otros condenadosy quién es considerado como el precursor de la literatura social en el Perú. Junto a su esposa tuvo una activa participación política militando en la izquierda, y siendo parte del partido Aprista peruano. El año 1942 sale de una de sus estadías en prisión en Lima trasladándose a Chile y se dice que se apartó definitivamente de la vida política, dedicándose al comercio. Por otro lado la editorial Orbe fue creada por Joaquín Almendros exiliado español instalado en Chile luego de la derrota de la República en la Guerra Civil. Del autor de la portada, G. R. Harding, no hemos podido aún encontrar mayor información.