miércoles, 12 de octubre de 2011

Revista Enigmas - Historia de las revistas de CF en Castellano (3)

           Entre los años 1953 a 1957 cinco revistas de ciencia-ficción son publicadas en Argentina y México, tiempo notablemente breve,  y con dos o tres de ellas bastante interesantes. Tal vez  la explicación puede hallarse en la incipiente, pero ya interesante, carrera espacial que los medios se encargaban de propalar a todo el mundo en plena guerra fría.


            Exploraremos ahora una de México, con certeza la última que asumió características pulp, aunque algo tardías. No referimos a Enigmas. La editorial Proteo, decidió lanzar una serie de publicaciones populares al mercado hispanohablante, como una traducción de revistas anglosajonas de la época y que corresponden a la editorial norteamericana Better.

     


            Los títulos incluyeron además de la CF, el Oeste y las novelas de “amor”.  En todos los casos son traducciones, y siempre lo destacaron así desde la portada.  Adjuntamos también aquí una muestra de la publicación de Oeste.



            Enigmas era una traducción de Startling Stories y Fantastic Stories (fundamentalmente) al castellano, ambas de la misma casa editora, El formato es el mismo del original, -aunque aquí los bordes fueron recortados-, así como también se usaron las mismas ilustraciones, e idéntica portada. El número de páginas era de 128, de tamaño relativamente grande (23.0 x 17.2 cm.).  Incluyó cuentos, novelas y breves artículos científicos.


             

            Para que no quedaran dudas respecto del contenido de Enigmas  del pasado... del presente... del futuro (que tal era su nombre completo), se incluía en la cubierta los logos de Startling y Fantastic, junto con la frase "Versión castellana directa de la edición norteamericana".

       


            Desde el mes de Agosto de 1955 y hasta Mayo de 1957, dieciséis ejemplares de Enigmas vieron la luz en forma mensual la mayor parte del tiempo, y algo más espaciadas en los últimos números. Son ejemplares interesantes porque al usar traducciones casi completas de revistas norteamericanas, permitió que se pudieran conocer obras desde Stanley G. Weinbaum, y hasta los que recién comenzaban su carrera. Entre ellos podemos citar los siguientes: Sam Merwin Jr., Margaret St. Clair, Leigh Brackett, Jack Vance, Murray Leinster, Ray Bradbury, Walter M. Miller, Arthur C. Clarke, Edmond Hamilton, Frank Belknap Long, Richard Matheson, Henry Kuttner, Theodore Sturgeon y Robert Sheckley.


            Dado que también se mantuvieron las ilustraciones originales, se puede acceder a conocer obras de Virgil Finaly, que tanta fama logro al usar toda la potencialidad que podían entregar esas amarillentas páginas.
      
 

            Incluyó artículos científicos y de divulgación, también traducción desde las revistas de la Better Pub.

            La distribución de la revista al parecer incluyó toda America dado que hemos encontrado ejemplares en Chile y Argentina, y aún cuando encontrar algunos números parece no ser tan difícil, de todas formas resulta un ítem escaso, especialmente para completar en todos sus ejemplares.