domingo, 21 de agosto de 2011

Segundo Fanzine de CF en Chile

Hace muchos meses atrás dimos un vistazo al primer fanzine de CF que se publicó en Chile. Continuemos esta investigación con el segundo fanzine de ciencia-ficción,  que el mismo Julio Bravo Eichkoff editó en Chile y se llamó Aleph (probablemente debió llamarse Bet o Beta…).  Para los estándares de los fanzines, salió a la luz muy poco tiempo después del  primero, no más de dos años.  No se indica ninguna fecha pero a partir de los textos incluidos se puede deducir que es del año 1973 o 1974 (en una entrevista a Hugo Correa se cita la edad de éste, y además se presentan dos libros del mismo Correa publicados el año 1973).  Nuevamente  no se incluye editorial ni comentarios personales que señalen intenciones y motivaciones, y el fanzine se clasifica como  “de temática especulativa y fantástica” y este primer ejemplar es sin costo. Claro que sin embargo a continuación indica que  “el siguiente número de Aleph será publicado cuando se reúnan la cantidad suficiente de suscripciones como para financiarlo” indicando que el costo será de 0,5 Us$.

Los colaboradores son muy parecidos a los de Sagitario: Alfonso Calderón, Hugo Correa, etc.  La portada está en blanco sin  ninguna ilustración y solo se señala el título de la publicación.  Son un total de 10 páginas tamaño oficio por ambas caras, y con texto de extremo a extremo.  No se incluye Índice.
En cuanto al contenido hay mucho material de no ficción, notas, comentarios y –como ya indicáramos- una entrevista a Hugo Correa, y un “comix undreground”.
Claramente es esta una obra “más especulativa” en el sentido de cargarse más hacia la orilla del material en el borde la CF o derechamente fuera del límite (ver el caso del “comix” de Tarzán más abajo expuesto).   Todo ello muestra una publicación que no se orientó al aficionado (quizás porque a este  no se le podía encontrar. . . ) sino más bien a un grupo de artistas y creadores que estaban en un punto más de avanzada en cuanto a la cultura literaria.

No sabemos si finalmente se juntó el dinero para un segundo número, pero sin embargo mi experiencia editando Nadir muchos años después me hace pensar que los fondos esperados no deben haber llegado.