viernes, 30 de septiembre de 2011

Jodorowsky y Crononauta - Historia de las revistas de Ciencia-Ficción (2)

En 1964, y bajo la dirección de esos dos monstruos del arte que son Alejandro Jodorowsky y René Rebetez, lanzan una publicación atípica en el mundo de la Ciencia-Ficción y toda una muestra que, a veces sobra la imaginación, y falta un poco de tino. Me explico.  La revista era de calidad, pero ciertamente no era una lectura que ningún aficionado de entonces, y me atrevo a decir de hoy, calificaría como de Ciencia-Ficción y Fantasía, aun ampliando los bordes de definición de ambos géneros en todos los extremos.

Solo dos números alcanzaron a publicarse de esta revista, en cuyo primer volumen de junio se decía:

Crononauta, como un pequeño monstruo venido de alguna sabia dimensión, acaba de nacer. Este viajero a través del tiempo sabe que viene a llenar un enorme vacío en la literatura de habla hispana. En ésta, su primera incursión en los terrenos de la ciencia, la ficción y la fantasía cuenta con la colaboración de un equipo internacional de crononautas, diez de ellos mexicanos, cuatro europeos y cinco sudamericanos, todos a bordo de esta nave que emprende viaje a través de las mentes.

De vosotros, compañeros de viaje, depende en gran parte la llegada a buen término. Este vehículo es vuestro, al fin y al cabo. Si queréis pasar a bordo, no tenéis más que dar rienda suelta a vuestra imaginación y acompañarnos en este viaje al infinito.

¡Bienvenidos!

Las ilustraciones eran muchas, los textos diversos, las inspiraciones, muy repartidas.  Solo en el número 1 encontramos en sus 96 páginas: desde el poeta chileno Enrique Lihn; hasta un análisis del lenguaje “del futuro” de Enrique Roussell. Desde cuentos de CF, <<La Epopeya de Elías>> de Manuel Felguérez  hasta “un relato basado en el testimonio de una enferma mental adaptado por su siquiatra (<<Tiburcia>> de Alfonso Domínguez Toledano), que nada le debe al arte pero sí, y mucho, a la falta de cordura y al mal gusto literario” según reseñan en una historia de la CF en Mexico.  No hay ningún autor anglosajón en ningún de los dos ejemplares.
   


No conocemos reacciones contemporáneas a tamaño atrevimiento. Incluso se innova en el aspecto material de la revista.  El primer ejemplar posee una portada casi de cartulina, y el segundo número tiene dos sentidos; en un caso se comienza a leer desde la portada hasta la mitad, y en el otro caso se parte desde el otro extremo, invirtiendo la revista, y hasta llegar al centro.  Hay páginas que poseen distinta orientación. Hay páginas que envuelven -con ilustraciones- en forma completa el texto. En fin, un lujo visual muy alejado de lo que se ha entendido por revista de CF, y que solo puede haber sido creada por la mente de estos inmensos y polifacéticos artistas.

En el número 2 el contenido es de una tónica semejante.  Encontramos desde las antipoesías de Nicanor Parra, hasta un relato  que se ha convertido en un clásico mexicano de CF <<La nueva prehistoria>> del mismo Rebetez.  Relatos, no-ficción e ilustraciones, claro que en este ejemplar es la innovación gráfica, tal como ya dijimos, lo que marca la tónica.
    

Solo para cerrar transcribo de una revista de Septiembre de 2011: “Alejandro Jodorowsky. Cineasta, dramaturgo, tarotista, psicoterapeuta, compositor de música, escultor, guionista de cómics, titiritero, mimo, escenógrafo,  mago, director teatral, y por si fuera poco, también es poeta”.  Faltaría entonces agregar a la lista: director de revista (de ciencia-ficción).

Adjuntamos  aquí una serie de páginas para que todos los lectores puedan hacerse una visión del estilo y desenfado en Crononauta, publicación, que –por si no han podido imaginarlo aún- es objeto de ardua búsqueda por parte de los coleccionistas que la aprecian mucho.





NOTA:  este texto integra la historia de las revistas de CF en Castellano, del cual ya hemos publicado anteriormente el caso de otra publicación mexicana Los Cuentos Fantásticos, y que pretendemos continuar en futuras entradas de este mismo Blog.