martes, 22 de enero de 2013

Un Jodorowsky poco conocido: Anibal 5


El chileno Alejandro Jodorowsky, artista múltiple, ha incursionado en innumerables artes sin desdeñar casi ninguno, y siempre con un gran interés por lo fantástico y la ciencia-ficción.  Anteriormente ya dedicamos una entrada a contar su historia en la revista publicada en México en conjunto con el colombiano Rebetez “Crononauta”.


Revisemos hoy algo de su pionero trabajo en el guion de comics de ciencia-ficción.  Nos referimos a la historia “Anibal 5” que se publicara también en México en el mes de Octubre de  1966 con dibujos de Manuel Moro.

    

En total se editaron seis números bajo la editorial Teorema (una subsidiaria de Novaro), los que se distribuyeron muy poco, y prácticamente solo en México, por lo que son hoy muy poco conocidos, mas aún dado que no se han reeditado.  Años después, cuando Jodorowsky ya tenía alguna fama en el mundo del comic, se hizo una nueva versión dibujada esta vez por Georges Bess, y que hoy se puede encontrar en varios lados, en formato de libro.

Conversemos hoy de la versión original.  Una de las primeras características que podemos ver, es el formato: es la clásica revista en formato comic-book, con un papel de baja calidad.  Lo otro que también llama de inmediato la atención es el atrevimiento.  Se atrevieron los autores a intercalar “diálogos” entre ellos (dibujante y guionista) como parte de la historia.  Se atrevieron a ser originales, a incluir escenas de contenido sexual, a no temer de ser catalogados de ridículos, a usar un modelo como portada y no un dibujo.  En fin son muchos los atrevimientos.

   

La historia corresponde a la vida de un agente de la A.L.A.D. (Agencia Latinoamericana de Defensa) que acepta ser transformado parcialmente agregándole diversos “gadget” y artilugios mecánicos a su cuerpo para transformarlo en una eficiente máquina de investigación, defensa y ataque.  Sus misiones lo enfrentan a variados enemigos, todos con características únicas, explosivas, poderosas, sorprendentes, pero todos malignos.

Lo mejor para nuestro agente son los fines de misión, donde recibe la adecuada recompensa por parte de hermosas mujeres, cual si fuera un paraíso de huríes.  El aspecto sensual resulta así estar siempre presente, en todas las historias, en el protagonista,  y en las recompensas.
Recién en el ejemplar número cinco –del total de seis- incluye una portada con un dibujo a color en vez de la foto que había estado exhibiendo hasta entonces.  Curiosamente esta portada es la única aparición de un chileno en la Enciclopedia de los Comics del año 1976 editada por Maurice Horn, la “The World Encyclopedia of Comics


En un blog mexicano dedicado al comic encontramos: “Anibal 5 fue un escándalo no sólo por sus trama complicadas del primer Ciborg en aventuras sexuales, sino por lo caro que resultó en su momento la producción del ambicioso proyecto, en sus portadas apareció Jorge Rivero como el androide más sexual de todos los tiempos. El mismo año de su publicación fue considerado uno de los principales personajes en el año junto con Fantomas de Lara y Cardona Peña, Carlos Lacroa y Juan José Panadero El Payo” de Guillermo Vigil.”

Y en otro encontramos las siguientes palabras de Alejandro: ““Se trata de un cómic de ciencia ficción, publicado en un momento en que en México no se producía algo parecido. La Editorial Temporal, filial de Novaro, le apostó al color, lo cual hizo que su precio se elevara bastante, además de que la temática conflictuaba un poco a los lectores”.


El trabajo no fue entonces un éxito comercial, pero ciertamente eso historia. Fuera del mundo del comic también recibió reconocimientos, como el artículo en uno de los primeros ejemplares de la revista Nueva Dimensión titulado “Aníbal 5, un cyborg demasiado humano” lugar desde el que obtuvimos la primera referencia a este increíble trabajo.

2 comentarios:

José Ruiz de Esparza dijo...

El editor responsable fue Rafael Ruiz Harrell.
Saludos, José Ruiz de Esparza

Luis Van dijo...

Hola,

Un par de aclaraciones, en aras de mayor precisión, si me permites:

1) Fantomas fue obra de Rubén Lara (dibujante) y Guillermo Mendizábal (editor), no de Cardona Peña (director).
2) La editorial de Aníbal 5 fue Temporae, no Teorema, ni Temporal.

Aparte de lo anterior, gracias por comentar sobre esta obra tan singular y poco conocida de Jorodowsky.

Un abrazo,

Luis