viernes, 18 de octubre de 2013

Elisa Serrana: Chilena, casada, madre y directora

Elisa Perez Walker, también como Elisa Serrano (apellido del esposo) o Elisa Serrana (seudónimo como escritora) fue la responsable directa del tema historietas en Zig-Zag a contar de 1962 y hasta 1976, bajo el cargo de Directora del Departamento de Historietas.  Comenzó con la publicación de las revistas Disney en el ubicuo sello editorial chileno Zig-Zag, y concluyó su carrera en idéntica posición pero bajo el renovado sello Pinsel/Pincel.  Durante su administración se vivió la que podríamos denominar “la era dorada” del comic en Chile (1964-1975), y lamentablemente su labor es casi desconocida y por eso mismo no reconocida.

Su nombre habitualmente podemos encontrarlo como “Directora: E. Perez” en las múltiples publicaciones en que estuvo a cargo, aun cuando en las primeras ediciones de las revistas Disney podemos encontrar su nombre completo.

Como escritora fue –sin lugar a dudas- una de las más destacadas en los primeros años de la década de los años 60 e integró la llamada Generación del 50, y probablemente su obra más conocida sea “Chilena, Casada, Sin Profesión” cuya primera edición mereciera una de las más simples, y a la vez efectivas, portadas de Mario Igor.  Como madre lego un racimo de cultura en manos femeninas, destacando la escritora Marcela Serrano y la historiadora Sol Serrano.

Buscando alguna información sobre su labor a cargo del Depto. de Historietas es muy poco lo que podemos encontrar.  Gracias al esfuerzo de Ergocomics, tenemos imágenes suyas en eventos en Zig-Zag, y algunos –muy pocos o casi nada- comentarios en las entrevistas que este colectivo de investigadores y autores ha realizado en el tiempo a los dibujantes y escritores que por allí pasaron. Desde allí rescatamos esta foto donde se la puede ver al centro, rodeada de los artistas y administrativos del departamento.

Buscando en la red podemos hallar una conferencia que dictó en el Museo Vicuña Mackenna en el año 1977 (obtener desde el sitio memoriachilena.cl), y que recomendamos encarecidamente escuchar por el calor humano que logra transmitir recordando su vida, y señalando sus proyectos (una “novela-río” que atravesaría tres generaciones de mujeres en el país), pero sin ninguna mención a su desempeño en el mundo de la historieta.

El Dpto. de Historietas de Zig-Zag fue el responsable de una gran producción local, y el sitio en donde muchos dibujantes y guionistas, letristas, y coloristas aprendieron.  De entre los títulos que desde allí salieron y que fueron 100% chilenos mencionemos: Hazañas Históricas, Ases de la Novela, Rocket, Robot, Jungla, El Intocable, James Bond, Ruta 44, solo por señalar algunos. Aun cuando se ha señalado que se pagaba bien, nunca se formalizó una relación contractual entre los trabajadores y la editorial,  la que finalmente pagaba únicamente por trabajo realizado. 


Cuando Zig-Zag vendió sus revistas y talleres al estado en 1971, quién formó desde allí Quimantú, la empresa Zig-Zag creo un sello nuevo (aun cuando pudo haber conservado el que tenía) titulado Pinsel, que inmediatamente siguió con los títulos de Disney, sumando luego un par de títulos de Hanna Barbera (Don Gato y Los Picapiedras), y los personajes españoles más adultos “Garra de Acero” (en realidad Delta 99) y “Adan y Eva. Detectives privados”.  Aquí siguió Elisa Perez como responsable de estas revistas, pero ya sin el aporte local dado que el Equipo de Historietas se quedó en Quimantú, ahora con contrato, pero además con un reenfoque que no analizaremos aquí por no ser objeto de esta entrada.


El último dato que tenemos de ella en esta área es aquel que señala que trabajó en Pinsel/Pincel hasta el año 1976, lo cual no es 100% consistente con información que podemos rescatar de las revistas mismas.  Por ejemplo con la publicación Garra de Acero ya mencionada en donde hasta el ejemplar 16 se la indica como directora, y en el siguiente que revisamos, el 19, ya aparece L. Amenabar en ese puesto. Estimamos que esa edición es de 1974.  De todas formas lo más probable es que entre 1974 y 1976 terminara su productivo esfuerzo en esta área.

Es todo lo que hemos podido averiguar de una de las figuras que con certeza ayudó a moldear las publicaciones y dibujantes en la segunda mitad de los años 60.