viernes, 20 de febrero de 2015

Torrealba, Olmos y Nattino: Cien Artistas, Cien Portadas (7)

Exhibimos hoy día la séptima entrega de la serie que estamos dedicando a la difusión de los trabajos de artistas nacionales a través de las cubiertas de libros publicados en el siglo XX.

Mario Torrealba.  Dibujante y caricaturista, conocido también por el seudónimo Peken (del que se ha mencionado el artista no gustaba). Nació en 1916, y es uno de aquellos que muy tempranamente se incorporan al equipo de la revista Topaze.  Además de esta revista, en la que permaneció muchos años, trabajó también en Pobre Diablo, y colaboró con la editorial Zig Zag con algunas cubiertas de libros como la que exponemos aquí.

Una de sus características es una vida muy ascética, comprometida más en los espiritual que en lo material, hecho que lo diferenciaba de sus pares.  Es además el dibujante de la famosa caricatura de sátira a Alessandri el año 1937, "No es tan fiero [el león] como lo pintan".  La ilustración que mostramos hoy es de el año 1940, y tiene la particularidad de no solo incluir la cubierta y contracubierta, sino que también la solapas en ella. Corresponde "El Auca Aventurero" a un trabajo novelesco juvenil de Luis Briones Carvajal sobre la cultura pehuenche y la invasión Inca.




Pedro Olmos. Reconocido artista plástico, que además posee una interesante carrera como dibujante. Nace en el año 1911 en Valparaíso, con estudios universitarios con célebres figuras del arte chileno del siglo XX. También integró el grupo de intelectuales de la década del 30 (integrado -entre otros- por Juvencio Valle y Pablo Neruda). Por esos mismos años se casó con escritora, poeta y pintora Emma Jauch Jelves. Vivió un tiempo en Argentina, desde donde participa en varias exposiciones mundiales y recibe varios premios por su arte. Vuelve a Chile a mediados de los años 50 radicándose en la ciudad de Linares, en donde junto a su esposa realiza una gran e intensa vida artística y cultural.

De su arte se ha dicho: "Su estilo, que se ha calificado como figurativo, tiene una tendencia muy americana y popular, con un rescate de valores tradicionales y culturales, con una dignificación de lo cotidiano, dando nobleza a lo típico. Su obra aborda diferentes aspectos de lo típicamente chileno  [. ..] En ese afán por rescatar y presentar lo popular y americano, el dibujo y las formas se impusieron con gran fuerza en sus telas."  Rescatamos hoy para esta serie un dibujo que realizó para el libro de Hugo Correa "El que merodea en la lluvia" (1961), obra que mezcla la CF con las tradiciones campesinas, tan del gusto de Olmos, obra realizada para ocupar tanto la portada como la contraportada.



Santiago Nattino.   Notable artista, gran especialista y maestro nacional del trabajo en el afiche y cartel durante el siglo XX. Su labor creativa la comenzó a desarrollar el año 1942 al egresar de sus estudios universitarios en la Escuela de Artes Aplicadas.  Sus trabajos destacaron desde un comienzo, y era usual que ganara en cuanto concurso postulaba con un cartel. De pensamiento de izquierda, apoyo el gobierno de Allende, y formó parte del aparato administrativo del Estado.  Luego del Golpe de Estado permaneció detenido sin cargos un tiempo, siendo luego liberado y despedido de su trabajo.  Continuó su trabajo colaborando con organizaciones de apoyo social, como la Vicaría de la Solidaridad, durante la dictadura.  Finalmente fue apresado por funcionarios del estado que integraban una rama de Carabineros de Chile en Marzo de 1985, y dos días después fue encontrado degollado junto a otros dos miembros de organizaciones de oposición, Parada y Guerrero, cuyos cuerpos mostraban signos de tortura.  Ese mismo año el juez Cerda identificó a los participantes directos, quienes fueron finalmente condenados por esta acción, que además produjo la renuncia a la Junta de Gobierno del General Comandante de Carabineros por su responsabilidad en el mando.


De Nattino conocíamos hace mucho tiempo sus portadas para un par de libros de cuentos de ciencia-ficción y fantasía de la editorial Huda del año 1971, los de Antonio Montero y Armando Menedín.  De esa misma colección exhibimos aquí otra muestra de su estilo abstracto, pero muy bien equilibrado, que da cabal justicia a su competencia y buen hacer ilustrador a la que había ido llegando, en un continuo avance de estilización en las formas, desde que comenzará a trabajar artísticamente en 1942. Corresponde al trabajo de Luis Enrique Delano titulado Antropofagia (1971), colección de cuentos.