jueves, 6 de abril de 2017

Condorito Profesor

Unos meses atrás, y a raíz de la aparición de unos ejemplares de la revista Condorito correspondientes al número 15, de mediados de los años 60, un coleccionista me contó que la justificación para tal calidad y cantidad de ejemplares, era que ellos provenían de una (o varias) cajas almacenadas desde esos años y obtenidas muy recientemente en alguna venta de herencia en EEUU.  Y agregó que esas cajas llegaron al país del norte dado que un profesor de castellano norteamericano se las habría llevado en esos años para usarlas como herramienta de aprendizaje.



Ese era todo mi conocimiento sobre el tema hasta que no hace ni una semana, revisando un viejo ejemplar de la revista Ercilla del año 1972 me topo con esta breve noticia



Dado que en la note se afirma el uso del personaje Condorito para la enseñanza del castellano en EEUU, me pareció un tema al que valía la pena hacer alguna pequeña investigación.  Más aun recordando lo indicado respecto al origen de los Condorito 15; y poder así ver si ambas historias coincidían.

A partir de nombre del profesor Wendell H. Hall pude obtener una serie de información bastante sorprendente que –efectivamente- dio visos de gran certeza a la anécdota reseñada en el comienzo. Incluso pude obtener una especie de paper académico estructurado como una entrevista entre el escritor chileno Enrique Lafourcade y Wendell Hall señalando variados tópicos sobre este tema. En otra nota de prensa se señala: “A través de un amigo, el novelista chileno Enrique Lafourcade, el Prof. Hall se reunió con el creador de Condorito, René Ríos, y con su colaboración y la del editor Ignacio Cousiño”.




Los hechos son entonces los siguientes.  Mr. Hall es un miembro de la Iglesia Mormona (LDS) que vino a Chile a mediados de los años 60 en misión anti-comunista (según señala expresamente su obituario). Años antes había estado residiendo en Argentina en donde ser enamoró de la lengua castellana, para convertirse en profesor de esta lengua. Residió en Valparaíso junto a su familia (y de cuyo paso parece que dos bibliotecas de los Institutos Chileno-Norteamericanos de Cultura honran su nombre en la quinta región). Según señala en la nota, pudo observar sorprendido que su hijo de 13 años aprendió  muy rápidamente la lengua y sus sutilezas en Chile gracias a la lectura de revistas de historietas, específicamente de Condorito. Con ello le surgió la idea de armar un curso a su vuelta a los EEUU basado en el plumifero personaje.

Así hizo. Pero como además era un hábil comunicador,  unos años después armó comunicados de prensa que envió a periódicos en todo el país.  Desde allí uno de esas notas fue la fuente para la nota en Ercilla.





Al parecer Mr. Hall siguió mucho tiempo en ese curso, y lo fue migrando tecnológicamente, llevándolo a CD que comercializaba en un sitio Web hoy desaparecido.


Con esto nos parece que si podemos validar la historia mencionada, considerando que todos los ejemplares que se llevó a EEUU, probablemente usó unos pocos realizando sus curso más bien con las viñetas que con las revistas.

Curiosidades del Cómics Chileno.

No hay comentarios: