sábado, 1 de junio de 2013

Rico Tipo y Pobre Diablo - Dos tempranas revistas picarescas


En la historia del comics, hay múltiples relaciones entre el trabajo desarrollado en Chile con relación al mismo en la larga tradición argentina. Hoy queremos explorar una de esas historias que muestran este permanente enlace. Nos referimos a la dupla Rico Tipo / Pobre Diablo, que se dio más allá del casi obvio juego de palabras en sus nombres.   Mientras que el título de la  revista Tipo Rico, alude a una persona con mucho dinero, un pobre diablo se refiere a exactamente lo opuesto.

  

La revista Rico Tipo nació  en Buenos Aires el 16 de noviembre de 1944, bajo la dirección del caricaturista Divito.  Pobre Diablo nace en Santiago de Chile casi exactamente un año después, el 12 de noviembre de 1945, y aquí el impulsor fue Pepo.

El formato era idéntico: mucha caricatura picaresca, mucha ilustración del género femenino caracterizando un tipo de mujer con muy estrecha cintura y voluptuosos atributos, y que en Argentina llego a ser conocida un tiempo como una “chica Divito”.  Todo condimentado probablemente con los mejores artistas del momento en el rubro en cada lado de la Cordillera.

  

Con justicia a la revista Rico Tipo se ha marcado dentro de las revistas iconos de la historieta argentina. Esto fue sumado a un tremendo impacto comercial, en donde incluso se ha señalado que las tiradas en sus mejores momentos, nunca bajaron del millón de ejemplares.  También se menciona, por ejemplo en el gigantesco libro con la Historia de la Historieta Argentina (2000, De la Flor) que tuvo “imitadores en muchos países”, y se menciona una referencia más bien tangencial de una publicación español.  Ni una indicación de la revista Pobre Diablo, que –y nadie puede dudarlo- se inspiró completamente en ella.  También la chilena Pobre Diablo fue un gran éxito, pasando desde publicación quincenal a semanal antes de cumplir los siete meses de vida, y pasar los 300 ejemplares.  Y sin embargo expertos en la historieta argentina no tiene idea de su existencia.



En la revista chilena los principales dibujantes fueron el mismo Pepo, las recordadas imágenes femeninas de Mauro Cabrera (´’Nuestras queridas enemigas’), Lugoze (“Super Roto”), Alhue, Nato, por citar solo algunos. También hemos podido encontrar allí unos tempranos trabajos de Themo Lobos.


Dice Mauricio Garcia respecto al fin de Pobre Diablo: “Continuará publicándose “Pobre Diablo” hasta el 27 de diciembre de 1952, ya que, en su N° 373, se despide, aunque sólo por problemas de papel y el verano. No reaparece. Su término se produjo realmente por la aparición de niñas vestidas con poca ropa y en especial la célebre fotografía de Marilyn Monroe posando desnuda, publicada en contraportada del N° 361, de 4 de octubre de 1952. La foto había sido enviada a Pepo por el locutor chileno Raúl Matas, que por esos años trabajaba en Nueva York. Resultado: la revista se agotó (incluso en el ejemplar de la Biblioteca Nacional no existe la tapa correspondiente), se organizó un concurso sobre la foto y se presentó una querella en un tribunal de Valparaíso, por ofensas a la moral. Pepo casi cae preso y sus editores prefierieron terminar la revista.”




Ciertamente el fenómeno de la invisibilidad del comic chileno en el ámbito mundial es notable.  Nos cuesta mucho encontrar  alguna referencia a creadores chilenos, o series o revistas chilenas, cuando revisamos enciclopedias mundiales.  Las pocas excepciones son de creadores que han salido del país (caso de Alejandro Jodorowsky por ejemplo).  Tal parece que la barrera de la Cordillera de los Andes es mucho más alta de lo que nos gustaría reconocer.


Y a pesar de las obvias coincidencias y semejanzas, la revista Pobre Diablo es un genuino intento por hacer una revista en Chile, y con creadores nacionales, impulsando el trabajo y desarrollo de artistas para así comenzar a despegar en un subgénero que luego daría lugar a otras revistas, y al surgimiento de artistas dedicados a vivir del trabajo de ilustración, historieta y comics.