miércoles, 19 de septiembre de 2012

Ilustradores Chilenos: Viscarra y Poirier en Las Hadas en Francia


Revisemos hoy el trabajo gráfico de dos artistas chilenos para una misma obra (labor que ya iniciamos con la revisión de Gong y Lagosin para En El reino del Mar).  Esta vez la obra corresponde a un compendio de leyendas europeas que Blanca Santa Cruz Ossa agrupó bajo el título de Las Hadas en Francia.  Hay leyendas del mago Merlin, hadas, hechiceros, castillos, etc.  La primera publicación fue en la colección Biblioteca Fantástica que publicó la Imprenta y Litografía Universo de Valparaíso en los años 30, mientras la segunda es una reedición bajo el sello de Zig-Zag en su colección de literatura infantil azul (en paralelo editó una segunda mas juvenil con color amarillo) a mediados de la década de 1950.

   


Blanca Santa Cruz Ossa fue hermana de Roxane, la legendaria directora de El Peneca, y al igual que esta última tuvo una especial predilección por los niños.  Estuvo a cargo de esta colección Biblioteca Fantástica donde publicó variadas antologías y recolecciones.  Al menos sabemos de unos 20 títulos, incluyendo un trabajo de Rudyard Kipling relativamente poco conocido (Just So Stories) y en donde se mantuvieron las ilustraciones originales del escritor, lo que es de agradecer.

    


La primera edición tuvo ilustraciones de Viscarra, conocido dibujante de la época quien realizó un muy buen trabajo (y al cual ya le dedicáramos una entrada en este blog). La segunda edición tuvo a Elena Poirier como responsable de los dibujos.  Elena fue una aventajada discípula de Coré, y quien se formara trabajando juntos en El Peneca.

En esta entrada estamos mostrando una serie de dibujos en que ambos artistas reflejan la misma situación, de tal forma que puede verse un reflejo del distintivo estilo de cada uno, en trabajos realizados con veinte años de diferencia.  La ilustración de Viscarra corresponde a aquella que posee la línea de texto en la parte inferior.

    


Personalmente me gustan mucho las de Viscarra, tienen ese necesario toque de maldad y dramatismo que esas historias poseen en forma natural.   

Probablemente más adelante ahondaremos algo mas con respecto a la colección Biblioteca  Fantástica, que creemos merece una revisión por la calidad de los trabajos allí expuestos.